Hábitos y Rutinas para Fomentar la Autonomía.

Hábitos y Rutinas para Fomentar la Autonomía.

El área educativa del Centro de Rehabilitación DALEGRÍA GMM, quiere compartir con nuestra Familia Naval, un valioso aporte para colaborar en la crianza y cuidado de niños y niñas a través de la formación de hábitos y rutinas, para conseguir un comportamiento cada vez más autónomo de los más pequeños del hogar.

Nuestro cerebro aprende a través de las conexiones neuronales, específicamente por medio de la “neuroplasticidad” que es la capacidad que tiene el cerebro de modificarse a sí mismo, como respuesta a los estímulos del medio ambiente, lo que permite recordar eventos, palabras, establecer nuevas asociaciones, aprender, mejorar, establecer nuevas conexiones y reforzar las existentes.

Debido a la neuroplasticidad, la estructura social en la cual se encuentra inmerso el niño, adquiere gran importancia en el proceso de enseñanza- aprendizaje. La familia y el establecimiento educativo deben actuar en conjunto para lograr avances significativos y el mejor aprendizaje es el que se realiza por imitación.

Para facilitar el aprendizaje en los niños, es bueno establecer hábitos y rutinas en el hogar, las que deben ser potenciadas en los establecimientos educativos. Todos los niños pequeños, o con alguna necesidad educativa especial, se benefician de las rutinas y tiempos estructurados, les permite sentirse seguros y tranquilos, anticipar lo que va a ocurrir, saber que se espera de ellos, y así evitar la ansiedad.

Como ya sabemos, las rutinas establecen horarios, pero además los hábitos repetitivos ayudan a construir un equilibrio emocional que proporciona un mecanismo importante para su educación y para la construcción de su personalidad. La repetición de los actos cotidianos (rutinas) forman hábitos y la repetición de los hábitos forman virtudes.

Aquí te compartimos algunos pasos para construir rutinas y hábitos, para ello debes:

1. Decidir lo que quieres que haga o vayas a pedir al niño/ niña.

2. Llegar hasta el final con las cosas con firmeza y amabilidad.

3. No hables, actúa.

4. Lo que digas, cúmplelo hasta el final.

5. Menos es más, deja que tus actuaciones hablen más alto que tus palabras.

Los hábitos y rutinas aportan un mecanismo de constancia y regularidad, por eso son fundamentales tanto para la vida familiar, como la escolar y en el fomento de la autonomía.

Te invitamos a descargar la presentación preparada por DALEGRÍA sobre esta temática EN EL SIGUIENTE LINK

En BienValp #NosCuidamosTodos #QuédateEnCasa